Facebook
Instagram
Youtube
Bodog

¿Cuándo es conveniente subir la apuesta en el blackjack?

El legendario juego de blackjack, que tantas veces aparece en las producciones de Hollywood y desde siempre ha sido uno de los más buscados en las casas de apuestas, es un juego para mentes estratégicas.

aposta blackjack

Sabemos que el objetivo del juego es acercarse lo más posible al número 21, o igualarlo, venciendo al crupier. Pero entender esta regla no es suficiente. Es necesario conocer otras tácticas, como, por ejemplo, entender cómo aumentar la apuesta en el juego. Y esto es exactamente de lo que hablaremos en este artículo.

¿Por qué subir la apuesta en el blackjack?

En primer lugar, es importante entender que el blackjack es un juego que permite el uso de estrategias (es decir, no es un juego cuyo resultado provenga del completo azar), y que conocer dichas tácticas puede aumentar tu margen de ganancia sobre la casa de apuestas, lo cual es algo muy bueno.

Sistema Martingala

Este sistema, que es bien conocido por ser utilizado en la ruleta, también es bastante funcional en las numerosas versiones de blackjack que puedes jugar en el casino en línea Bodog. Es básicamente un sistema de progresión negativa.

El método consiste en duplicar el importe de la apuesta cuando se pierde, lo que le permite al jugador mantener una perspectiva positiva a largo plazo. Pero no te equivoques. Este sistema solo debe utilizarse cuando el presupuesto de juego es “gordo”, ya que los beneficios de esta regla pueden tardar un poco en aparecer.

Sistema D'Alembert

Este es otro método que se utiliza a menudo en los juegos de ruleta, y es una progresión negativa que también funciona en el blackjack.

En este sistema, el jugador aumenta el importe de la apuesta cuando pierde, y lo disminuye cuando gana.

Es una alternativa más equilibrada que el sistema Martingala, pero también se necesita un bankroll para jugadas a mediano y largo plazo.

¿Y cuando te sobra el dinero?

Es muy común que los jugadores administren bien sus presupuestos y terminen con más dinero en su billetera que cuando comenzaron a jugar. Este escenario permite una audacia: una apuesta agresiva con solo el monto equivalente al saldo original.

Recuerda: apuestas pequeñas, ganancias pequeñas. ¡Apuestas altas, ganancias altas!

Por lo tanto...

Por lo tanto, concluimos que el blackjack tiene su buena dosis de aleatoriedad, pero no la suficiente como para jugarlo sin conocer sus reglas y métodos.

Las progresiones matemáticas han demostrado ser bastante eficaces y vale la pena probarlas en la mesa. De hecho, vale la pena aumentar la apuesta hasta cuando tu intuición hable más fuerte.

Lo que no vale, en absoluto, es apostar un dinero que no te puedes permitir perder. Haz apuestas responsables y pon siempre a la diversión en el primer lugar.