Facebook
Instagram
Youtube
Bodog

¿Cuántas líneas deberías jugar en los tragamonedas?

Los tragamonedas se encuentran entre los juegos de azar más populares de la historia, y esa popularidad tiene mucho que ver con la simplicidad de su juego. En los juegos de tragamonedas en línea simplemente tienes que hacer clic en el botón que hace girar los carretes (el equivalente a la palanca en las máquinas físicas) y esperar por una combinación que traiga ganancias.
linhas caca niqueis

Pero, ¿el juego se reduce a eso? La respuesta es no.

Aunque el resultado es fruto del azar, saber sobre las líneas de pago ayuda a maximizar las ganancias. Y eso es exactamente de lo que vamos a hablar en este artículo.

Entiende las líneas de pago

Las líneas de pago (también llamadas paylines, en inglés) son las líneas que cruzan horizontal, vertical y diagonalmente los carretes de los tragamonedas en línea. Una combinación de elementos en una de estas direcciones puede traer muchos premios y ganancias al apostador.

Hay juegos de tragamonedas donde las líneas de pago son fijas, lo que significa que no es posible elegir entre apostar en una o en todas. En este caso, todas estarán activas y el monto correspondiente a tu apuesta se dividirá entre el número de líneas ganadoras posibles.

Otros juegos ofrecen líneas variables, y es en ellos donde puedes elegir cuántas de ellas quieres activar, es decir, apostar. Pero para esto, es necesario comprender las ventajas y desventajas de esta elección.

Tragamonedas con líneas activadas o desactivadas: ventajas y desventajas

La elección entre activar todas las líneas o solo algunas debe basarse en tu perfil de juego. La mayoría de los tragamonedas en línea ofrecen 10, 20, 25 o 50 líneas de pago. Algunos son más generosos y ofrecen 243 líneas de pago posibles. Otros tragamonedas que se pueden encontrar en el sitio de Bodog ofrecen increíbles 1024 líneas de pago, lo que significa 1024 posibilidades de ganar.

Ten en cuenta que activar todas o la mayoría de las líneas de pago en un tragamonedas aumentará tus posibilidades de ganar.

Para aquellos que prefieren apostar montos más pequeños, los tragamonedas con menos líneas de pago o líneas de pago fijas son las mejores opciones, ya que este estilo de jugador se lleva bien con los juegos de alta volatilidad, que son aquellos donde las probabilidades de ganar son más numerosas, aunque el monto de los premios sea menor.

Los jugadores con montos disponibles más altos se benefician de los tragamonedas con líneas de pago variables, ya que pueden apostar con más frecuencia y ser favorecidos con una volatilidad más baja, que premia con menos frecuencia, pero con valores más altos.

En conclusión...

Piensa sobre tu perfil de juego y evalúa qué tipo de tragamonedas puede beneficiarte más. Si estás dispuesto a arriesgar montos más altos, apostar en tragamonedas en línea con líneas variables y activar la mayoría (¡o todas!) de ellas te permitirá sacar el máximo provecho de cada giro.

Si optas por los montos más pequeños, busca juegos con líneas fijas o con menos líneas variables, y enfócate en las recompensas más pequeñas y recurrentes. ¡Y no olvides consultar siempre la volatilidad y el RTP de los tragamonedas!