Facebook
Instagram
Youtube
Bodog

James Grosjean: el mejor jugador de blackjack de la historia

Los conocedores del blackjack saben que el principal nombre del juego es James Grosjean. Un jugador que, a pesar de su corta edad, tiene un extenso historial que va desde becas en prestigiosas universidades hasta un paso por frías celdas de comisarías.

james grosjean blackjack

Autor del prestigioso libro publicado en el año 2000, Beyond Counting: Exploiting Casino Games from Blackjack to Video Poker, James Grosjean es más que un simple jugador; es un investigador del arte del juego y, por eso, es la persona más joven en ingresar al Salón de la Fama del Blackjack. Bueno, pasemos de las presentaciones y profundicemos un poco más en la historia de James Grosjean.

La juventud de un gran jugador

James creció en Chatham, Nueva Jersey, en un hogar donde los datos y la programación eran temas recurrentes. Su padre, un entusiasta de la informática, era el editor de Sync Magazine, una revista lanzada en 1984 que se especializaba en el microordenador Sinclair, basado en el microprocesador Zilog Z80.

Desde muy joven, a James le gustó la informática y, a menudo, usaba el Sinclair de su padre para ayudar a trazar las posibles estrategias de sus amigos mientras jugaban un juego de origen chino llamado Mahjong. Con la ayuda de la informática, James fue capaz de ganar un gran número de partidas.

Por cierto, no era solo el Mahjong: sus amigos odiaban jugar a cualquier tipo de juego con él, ya que pensaban que James era un jugador extraordinario, que parecía conocer la jugada perfecta para cada ocasión, independientemente del juego.

De la Harvard Business School a los casinos de Las Vegas

James fue un estudiante diligente durante su juventud, lo que le llevó a ganar una beca en la Harvard Business School. Entre una semana y otra, JG se tomaba un descanso jugando al póker y al blackjack con sus amigos de la universidad. Cuando cumplió 21 años, decidió experimentar lo que era jugar al blackjack en un establecimiento especializado, así que no lo dudó, compró un billete y partió hacia Las Vegas. En los casinos de Las Vegas, James no tuvo un éxito notable; sin embargo, confiesa que quedó encantado con la experiencia de jugar con profesionales. En Bodog también puedes jugar al 21 junto a profesionales y entusiastas del blackjack y muchos otros juegos de mesa.
james grosjean casinos

La vida de James en los casinos no fue muy asidua hasta después de los 20 años. Por aquel entonces, intentaba hacer una maestría en matemáticas en la Universidad de Chicago. Una noche, jugando para descansar, James, por un descuido del crupier, pudo vislumbrar cuál sería la siguiente carta. Esto le permitió obtener una gran ventaja sobre la casa y ganar el juego.

Un insight durante el juego

El pequeño vistazo a la carta del crupier hizo pensar a James: ventajas como esta deben ocurrir muy a menudo. Al volver a casa, James llegó a la conclusión de que para vencer a un casino debía aprovechar todas las oportunidades para aumentar sus posibilidades de ganar.

Para ello estudió las probabilidades en diversos escenarios, utilizando computadoras para simular miles de casos, los cuales estudió para identificar patrones. Además de estar detrás de las matemáticas involucradas, James fue responsable por desarrollar las ecuaciones más precisas detrás de las estrategias en el blackjack.

James también estudió y desarrolló métodos de observación de patrones de la baraja, que más tarde darían origen a técnicas como el edge sorting, o lectura de bordes.

Problemas en los casinos

En torno a las Pascuas del año 2000 se produjo un grave incidente. James estaba jugando con su compañero Michael Russo en el famoso Casino Imperial Palace. En cuestión de minutos los dos habían ganado decenas de miles de dólares, lo que hizo sospechar que estaban utilizando algún método de trampa. Tras un descuido del crupier, James vislumbró su carta y con ello consiguió una ventaja en el juego.

Los guardias de seguridad detuvieron a los dos cuando abandonaron la mesa y llamaron a la policía. Al ser interrogados, confesaron que habían visto accidentalmente una carta del crupier, pero que de todas formas eso no se consideraba una trampa. El compañero de James fue liberado al día siguiente, pero James permaneció en la cárcel durante cinco días, aunque ninguno de los dos fue acusado formalmente de ningún delito.

Sólo unas pocas veces después ocurrió algo similar. James fue a jugar al Caesars Palace y se dio cuenta, al llegar al recinto, que ya lo estaban vigilando. Antes de que James pudiera sentarse a jugar, decidió abandonar el lugar y, al salir, fue abordado por los guardias de seguridad y llevado a una sala donde fue interrogado, revisado y agredido.

Victoria en los tribunales

James esperó cinco años antes de presentar una demanda contra los casinos y también contra la empresa de seguridad que era la misma en ambos casinos. James obtuvo una victoria a su favor contra todos ellos.

Las escenas del agresión obtenidas por su abogado fueron bastante convincentes. Los casinos pudieron cubrir los gastos, pero la empresa de seguridad quebró. James logró recibir aproximadamente USD 400 000.

Esta victoria, además de suponer un ajuste de cuentas para James, fue también una victoria para todos los jugadores profesionales que, utilizando sus extraordinarias habilidades, consiguían ganar en las partidas de blackjack. La victoria en los tribunales fue considerada por muchos tipos de jugadores de blackjack como un reconocimiento de la legalidad de su actividad.

El gran jugador

James es un jugador extraordinario por su gran capacidad de razonamiento y observación, siendo considerado el mejor jugador de 21 de todos los tiempos. Grosjean sigue activo, escribiendo en muchos medios y haciendo del blackjack un juego aún más técnico.

¿Te ha gustado la historia de este gran jugador? Entonces haz como James, sigue perseverando en el juego, estudiando cada vez más, y seguramente tu futuro será favorable. ¡Que tengas un buen juego!