Facebook
Instagram
Youtube
Bodog

¿Sabes qué es un all-in en el póker y cuándo utilizarlo?

El póker es un juego lleno de nombres, conceptos y estrategias. Hay tantos que si no prestas atención, puedes confundirte y, si estás jugando, incluso puedes perder. Por eso queremos ayudarte y contarte un poco más sobre uno de los conceptos más famosos del póker y que, en realidad, poca gente sabe utilizar correctamente.

all in poker

Estamos hablando del popular all-in. Aunque parece algo muy simple de entender (¡hasta cierto punto lo es!), el all-in puede ser más que una jugada del tipo “todo o nada”, puede ser una estrategia muy útil si el jugador sabe lo que hace. ¿Empezamos?

Apostar todo lo que tienes

El concepto del all-in es bastante sencillo: es cuando el jugador apuesta todas las fichas que tiene. Esto puede suceder en muchas situaciones en el póker en línea. Las más comunes son: 

  1. Cuando el jugador no tiene suficientes fichas para pagar la apuesta;
  2. Cuando el jugador tiene una excelente mano y quiere aumentar el tamaño del bote;
  3. Como una forma de farol, en un intento de hacer que otros jugadores se retiren;
  4. Cuando el jugador necesita aumentar su cantidad de fichas;
  5. Como técnica de intimidación para quedarse con las fichas de un oponente que frecuentemente se retira.

Cuando esto ocurre, puede ser debido a la estrategia del jugador o simplemente por la falta de opciones. Lo importante es que sepas que el all-in no solo es realizado por malos jugadores que lo han perdido todo, sino también como una táctica de grandes competidores.

¿Cuándo hay que hacer un all-in?

Como hemos visto, el all-in puede servir para algo más que para la simple falta de opciones. Hay varias situaciones en las que el all-in puede ser una estrategia muy útil. La cuestión es: ¿cómo saber cuándo utilizarlo? Este es un aspecto importante, ya que se considera una de las estrategias más arriesgadas, por lo que es fundamental conocerla bien.

El all-in puede venir de un farol por una mano débil o de una seguridad extrema en la mano. Si te encuentras en una de estas situaciones, ya tienes el primer indicio de que puede ser un buen momento para el all-in.

Otro factor importante viene a través de la lectura de los oponentes. Si notas que tu oponente está a una carta de hacer una buena mano, puedes hacer all-in para intentar hacerlo retirarse. Es arriesgado, porque si acepta, podrías tener problemas.

En una situación en la que tienes pocas fichas y necesitas más para seguir en el juego, el all-in puede ser la solución.

¿Cuándo no hacer all-in?

Más importante que saber hacer all-in es saber cuándo no hacerlo. Supongamos que estás jugando en un torneo de póker de Bodog y que tienes una mano muy fuerte. Es posible que quieras hacer all-in para intentar robar más fichas a tus oponentes. Este no es el mejor momento, ya que podrías asustar a los otros jugadores, haciendo que se retiren.

Digamos la verdad: saber hacer all-in es casi un arte en el póker. Los que saben utilizarlo pueden tener mucho éxito. ¡Así que sigue estudiando y entrenando!